Nuestro Trabajo



PERÚ

Población: 32 millones
Idiomas principales: español, quechua, aimara
Religión principal: cristianismo
Esperanza de vida: 72 años (H), 77 años (M)
Mortalidad infantil: 15/1000
Tasa de alfabetización: 94%

40%

de subvenciones otorgadas hasta la fecha

Perú es el tercer país más grande en Latinoamérica y tiene una población de más de 34 millones de habitantes. Siendo un país con una rica y variada herencia, Perú es hoy en día un país con una alta diversidad conformada por muchos grupos culturales y étnicos diferentes, así como religiones e idiomas.

En las últimas dos décadas Perú ha hecho un progreso enorme en la reducción de la pobreza, más que cualquier otro país de Latinoamérica: entre 2001 y 2016 las tasas de pobreza se redujeron desde el 55% al 21%. De manera preocupante, en 2017 las tasas de pobreza incrementaron por primera vez en una década – 375.000 peruanos cayeron en la pobreza. La economía del Perú ha crecido en los últimos 30 años, impulsada por la extracción de recursos naturales. La economía es liderada por estas mercancías y otras industrias están mucho menos desarrolladas, concentrando así la riqueza en las ciudades con muy poco dinero que llegue a los más necesitados, resultando en un país con una gran inequidad y altos niveles de trabajo sumergido. El 74% de todos los trabajadores en Perú está empleado de manera informal; la mayor parte de los cuales son mujeres.

Un tercio de todos los peruanos vive en la capital, Lima, muchos en vastos asentamientos con pocos servicios públicos. La geografía de Perú presenta sus propios retos: densas selvas y altas montañas crean dificultades para proveer servicios públicos y para desarrollar infraestructura. Iquitos en el Amazonas es la ciudad más grande del mundo que no puede ser alcanzada por carretera. A pesar de que la variedad étnica y cultural de Perú es celebrada por la comunidad global, hay altas tasas de discriminación y marginalización, especialmente de grupos indígenas y mujeres. Perú es hoy una sociedad con muchas desigualdades donde los abusos a los derechos humanos de los más vulnerables muchas veces no son contestados.

Dado su crecimiento económico, Perú es hoy en día considerado un país de ingresos medios y mucha de la ayuda y asistencia internacional ha sido redirigida hacia otros lugares en la última década dado que las prioridades en desarrollo han puesto su foco de atención en África y Asia. Mientras que los antecedentes del gobierno en la provisión de servicios está mejorando, las ONGs y financiadores internacionales han tenido un rol importante en mantener el progreso en el desarrollo social.

La Old Dart Foundation cree en el poder transformativo de una educación de calidad y da apoyo a la mejora del sistema público de educación en Perú. También centramos nuestra financiación en iniciativas que trabajan para poder empoderar a grupos marginalizados dentro de la sociedad, como por ejemplo proyectos que trabajan para acabar con las desigualdades, la reducción de la violencia hacia las mujeres y la promoción de los derechos de las mujeres y grupos indígenas.

ESTUDIO DE CASO >>


En 2017 el 43,6% de los niños menores 3 años sufrió anemia

El 31% de los peruanos más pobres termina la escuela secundaria (comparado con el 96% de los más ricos)

El 80% de los niños en escuelas primarias rurales está en clases multigrado

Los crímenes de índole sexual conforman el 20% de las sentencias de prisión en Perú


PAPÚA NUEVA GUINEA

Población: 8 million
Idiomas principales: inglés, tok pisin, hiri motu
Religión principal: cristianismo, creencias indígenas
Esperanza de vida: 63 años (H), 68 años (M)
Mortalidad infantil: 36,2/1000
Tasa de alfabetización: 63,4%


30%

de subvenciones otorgadas hasta la fecha

Papúa Nueva Guinea (PNG) es un país remoto de una diversidad cultural y biológica inmensa - es el país más diverso a nivel lingüístico en el mundo con más de 700 lenguas nativas. Más del 80% de la población vive en áreas rurales y muchas partes del país son raramente exploradas, si alguna vez lo son, por visitantes occidentales.

A pesar del auge económico de PNG, casi el 40% de la población del país vive en la pobreza. Debido a la confluencia de pocos recursos, ineficiencia y corrupción, el gobierno fracasa en proporcionar servicios básicos a sus ciudadanos – los niños que entran en el sistema escolar hoy en día pueden esperar recibir solo 10 años de escolarización. PNG está en el puesto 153 en el mundo por lo que respecta al Índice de Desarrollo Humano del PNUD, a la par con países africanos de bajo nivel adquisitivo, incluyendo Zimbabue y Ruanda. Papúa Nueva Guinea tiene instituciones débiles y abunda la corrupción en todos los niveles gubernamentales y empresariales. Transparency International lo considera uno de los países más corruptos del mundo, comparable a Rusia y Kirguistán.

Los abusos de los derechos humanos son comunes especialmente los relacionados con la inequidad de género, con mujeres y niñas tratadas como ciudadanas de segunda clase y sujetas a violencia y abuso: más de dos tercios de las mujeres de PNG ha experimentado violencia familiar.

Las áreas urbanas de Papúa Nueva Guinea se caracterizan por la falta de ley y orden y altas tasas de crimen violento. Los hombres jóvenes dejan las áreas rurales en busca de oportunidades de empleo en la ciudad, pero con tan bajos niveles de actividad económica que existen y la falta de oportunidades de trabajo remunerado, estos hombres se ven a menudo arrastrados por la cultura de las bandas callejeras. Fuera de las ciudades, las comunidades rurales viven en medio de densos bosques, donde se practican mayoritariamente formas de vida tradicionales, hace tiempo ausentes en el mundo moderno. Se dice que éstas son comunidades en los altiplanos de Papúa Nueva Guinea que nunca han tenido contacto con la civilización moderna. Estas comunidades son difíciles de alcanzar y funcionan con escaso acceso a servicios como electricidad, agua o sistemas formales de sanidad y educación.

La Old Dart Foundation apoya a organizaciones en Papúa Nueva Guinea que trabajan para mejorar la calidad de la educación en comunidades rurales. También apoyamos al trabajo que ayuda a jóvenes hombres a escapar de la violencia de las bandas callejeras en las áreas urbanas de Papúa Nueva Guinea y construir futuros más prósperos y prometedores.

ESTUDIO DE CASO >>


El 80% de los hombres admite haber cometido violencia sexual contra sus parejas

El 75% de la población empleada se encuentra en puestos “vulnerables” o inseguros

Sólo el 9,4% son usuarios de internet

Sólo el 9,5% de las mujeres ha completado la educación secundaria


CHILE

Población: 18 millones
Idioma principal: español
Religión principal: cristianismo
Esperanza de vida: 77 años (H), 82 años (M)
Mortalidad infantil: 7,2/1000
Tasa de alfabetización: 96%


5%

de subvenciones otorgadas hasta la fecha

Chile es a menudo descrita como la nación más estable y próspera de Latinoamérica. Un crecimiento económico fuerte combinado con una relativa estabilidad política ha hecho que los niveles de pobreza bajaran y los indicadores de desarrollo humano alrededor de sanidad y educación aumentaran, comparado con el vecino Perú. Sin embargo, en ningún otro lugar del continente es la división entre ricos y pobres tan amplia – Chile está en el puesto número 15 de los países con más desigualdades del mundo, con niveles de inequidad en ingresos casi idénticos a los de Papúa Nueva Guinea.

Con la mayor parte de la riqueza concentrada en la capital en el sector financiero y las industrias extractivas, las millones de personas que viven a las afueras de Santiago y en poblaciones rurales tienen una experiencia muy diferente del país. Trabajadores sin formación son forzados a sobrevivir con el salario mínimo interprofesional de solo $350 al mes e incluso aquellos que se encuentran en profesiones cualificadas, como lo son enfermeros y profesores, tienen una situación crónica de bajo sueldo. La división social se ve aún más reforzada por una educación y un sistema sanitario donde sólo el dinero puede comprar calidad.

A partir de las grandes reformas económicas de los años 1970 y los 80 bajo la dictadura de Pinochet, la economía chilena es fuertemente dirigida hacia la inversión privada en todos los aspectos de la vida, con servicios estatales débiles comparados con otros países en situaciones similares de desarrollo económico. A pesar de que el gobierno proporciona sanidad y escuelas gratuitas, las personas de mayor riqueza pueden renunciar a estos sistemas y, en cambio, pagar de manera privada. Dado que no están más obligados a contribuir a estos sistemas mediante sus impuestos, los sistemas públicos se encuentran peligrosamente bajos de presupuesto y son de pobre calidad; incapaces de satisfacer las necesidades de aquellos que dependen de los mismos. Sin una educación y una sanidad de calidad, el ciclo de pobreza relativa para muchas familias continúa.

En Chile, la Old Dart Foundation apoya a organizaciones dirigidas por la comunidad que trabajan para mejorar los primeros años de educación y las oportunidades de empleo de las mujeres. También damos apoyo en la rehabilitación de personas con enfermedades vitalmente determinantes que han sido abandonadas por el sistema público de salud.

ESTUDIO DE CASO >>


Hay una brecha del 27% entre los más ricos y los más pobres que completan la educación secundaria

El 10% más rico de la población gana 26 veces lo que el 10% más pobre

El 50% de las mujeres trabaja, en comparación al 74% de los hombres

La mitad de las mujeres casadas ha sufrido abusos físicos o emocionales por parte de sus esposos


FILIPINAS

Población: 104 millones
Idioma principal: filipino, inglés (ambas oficiales)
Religión principal: cristianismo
Esperanza de vida: 66 años (H), 73 años (M)
Mortalidad infantil: 19,7/1000
Tasa de alfabetización: 86,3%


25%

e subvenciones otorgadas hasta la fecha

Más de 7000 islas conforman Filipinas, sin embargo la mayor parte de su creciente población vive en sólo 11 de ellas, usualmente en asentamientos urbanos informales o “favelas” como aquellas a las afueras de la capital, Manila. A pesar de que las tasas de pobreza se han reducido a lo largo de la última década, alrededor del 22% de la población sigue viviendo en pobreza. Filipinas es un país fuertemente católico con una pequeña minoría musulmana que vive en las islas sureñas. Con una fuerte historia colonial con los españoles y una cercana relación con los Estados Unidos, Filipinas es un crisol de culturas.

Siendo propensa a los desastres naturales, muchos organismos de ayuda internacional que trabajan en este país se centran en aliviar el desastre tras tifones y terremotos que devastan comunidades y disrumpen sistemas y servicios, obstaculizando la posibilidad de desarrollo y crecimiento a largo plazo.

Los altos niveles de empleo informal y las instituciones débiles se traducen en la recaudación fiscal por porcentaje de PIB de sólo el 15% en Filipinas, comparado con el 25% en países como Estados Unidos o Papúa Nueva Guinea. Una población en auge combinada con recursos estatales limitados ha resultado en una gran presión en los sistemas educativo y de salud, especialmente en áreas del país tan geográficamente diversas.

El Presidente Duarte es muy popular entre las masas - los millones de filipinos sin privilegios y empobrecidos que conforman alrededor del 75% de la población votante. Su promesa de limpiar Filipinas asegurándose de que la gente “vuelve a estar asustada de la ley” se ha demostrado inmensamente popular, sin embargo, la comunidad global y muchos filipinos están alarmados por la extendida corrupción, el abuso de poder y los asesinatos extrajudiciales, así como por las desapariciones forzadas.

En Filipinas, la Old Dart Foundation trabaja con organizaciones que apoyan a los más pobres en las favelas urbanas y en las comunidades rurales para construir futuros más prometedores a través de un enfoque holístico de la educación en los primeros años, salud maternal y neonatal y el empoderamiento comunitario. También hemos dado apoyo a intervenciones sanitarias que tratan condiciones socialmente estigmatizadas, como los niños con pie zambo.

ESTUDIO DE CASO >>


Hay una brecha del 6% entre jóvenes urbanos y rurales que completan la educación secundaria

7 millones de filipinos viven con menos de $0,5 al día

l 8% de la población empleada se encuentra en roles “vulnerables” o inseguros

1 de cada 3 niños menores de 5 años presenta malnutrición